Esta usted en:

Patrimonio Histórico


Castillo

El castillo cumplía una importante misión en uno de los puntos estratégicos claves de control sobre el Guadalquivir y el Guadalimar. Su origen se remonta, probablemente, a la época califal, aunque fue destruido por Fernando III al cumplirse el primer tercio del siglo XIII. Ya bajo poder cristiano se volvió a levantar el castillo entre finales de este siglo y principios del siguiente. Su elemento más genuino es su magnífica torre del homenaje, de planta cuadrada, en cuyo interior se conservan dos salas superpuestas cubiertas por bóvedas de cañón.

Fue declarado Bien de Interés Cultural en 1985.

 

Hacienda del Pilar

La Hacienda del Pilar, que debe su nombre a la Virgen de esta advocación colocada en su fachada, fue construida a partir de 1904 como hacienda de labranza y, más tarde, remodelada como casa señorial privada y para recepción de personalidades. Propiedad del que fuera ministro de Instrucción Pública, José del Prado y Palacio, marqués del Rincón de San Ildefonso, en ella se alojó Alfonso XIII con ocasión de su visita a Jaén en 1916. Se accedía a ella por unos cuidados jardines al gusto inglés con una monumental fuente en su centro y otra, a imitación de las sevillanas, en su lateral. La fachada, con dos galerías columnadas, una de ellas acristalada, presentaba columnas de madera y cuidada rejería. Todo ello en un estilo marcadamente ecléctico.

En el interior continuaba el sincretismo con un elemento de especial interés: un patio renacentista perteneciente a un palacio de Andújar, que fue demolido en el segundo decenio del siglo y adquirido y trasladado a El Pilar por su propietario. Nueve esbeltas columnas, ocho arcos de casetones almohadillados, enjutas, medallones, escudos y blasones nobiliarios fueron descontextualizados de su edificio original y trasladados aquí junto con una fuente de amplio pilón, con cuatro conchas y dos tazas, adornada con cariátides. El edificio constaba también de amplias estancias, pequeño teatro y salón con cuidado mobiliario.

 

Iglesia Santa Catalina

La pequeña iglesia parroquial, levantada sobre el antiguo oratorio de Santa Catalina, a la que se accede por unas suaves escalinatas, fue inaugurada en 1954. En su fachada encalada, de poca anchura, estrecha y alta, se sitúa una sencilla portada adintelada que enmarca una puerta con arco de medio punto? con frontón partido para acoger una cruz, y la remata una espadaña con tres huecos para campanas en disposición de pirámide truncada.

 

Iglesia Inmaculada Concepción

Situada en la Barriada Santa Ana, fue construida en el año 1.968. En ella se encuentran San Miguel, San José y Santa Inmaculada Concepción.

 

Galería de imágenes




Ayuntamiento de Espelúy

Información Legal | Accesibilidad